pero lo hacemos igual

18 junio, 2010

De reojo y sin querer

Leyendo mi libro en el subte también leo el mensaje que le llegó a mi compañera de asiento:
“No me aguanto las ganas de cogerte”

Cómo me cabe el sexting.

1 comentarios:

Julia Langdon dijo...

mira ahora es recontra explotado eso pero desde el siempre hubo llamadas hot... un sms es un caramelo pero si te exitan carecteres de un extraño y quien sabe si es hasta es el propio software del celu no se a mi me gusta algo menos efimero que un sms me quedo con las viejas cartas de papel y dibujos de porongas... a full!!!