pero lo hacemos igual

02 noviembre, 2010

Sexo gerenciado

Nunca fui de putas. Ni cuando debutaron algunos de mis amigos a los 16, ni cuando un tiempo después volvía caliente después de bailar.

La verdad es que tenía que ver más que nada con el hecho de que si iba a coger, lo quería hacer con quien fuese mi novia. También tenía que ver con la timidez de desnudarme frente a una persona más grande que trabajaba cobrando su sexo. Creo que quería sentirme protegido.

Daddy issues, story of my life.


pd./ Igual en mi to-do list incluyo las
ganas de pagar hasta $1000 por una
escort con todas las de la ley.

3 comentarios:

asi que esto es el sexo dijo...

A mi me pasó algo similar. Jamás visité a una de esas señoritas.
Pero llaman poderosamente la atención. No lo hice no por la verguenza o que se yo, lo hice por la impunidad que me genera pagar por sexo. Me quita las ganas.

Pero que si tuviese de sobra, iria con la más cara, eso es redundante pero necesario de aclarar.

sofía dijo...

A mi me pasa, pero al revés: siempre quise tener sexo con dinero (con alguien de mi agrado, obvio).

ro dijo...

Y.. a mi me pasó que quise ir de putas pero nunca se me dio. Mejor así.