pero lo hacemos igual

17 marzo, 2013

Pijas (2)

Se decidió y siguió así:


Previamente dispuesta al antojo de el fan, quedé  apoyaba en cuatro sobre mis puños. Se puso a inspeccionarme con la lengua, me empujaba para adelante mientras yo hacía presión para evitar irme de boca al piso. Se aseguró de humedecer lo que quedaba por mojar. Escupió de cerca y me metió el pulgar en el culo; me retorcí de placer. Estuvo un rato palpando, sacaba la mano, spirit fringers por doquier,  me tiraba para él, me tocaba un poco más, me empujaba para adelante, etc.

Volvía quedar ahí servida y finalmente hizo su movida. A esa altura yo ya no sabía que carajos pasaba, sólo me limitaba a sentir. Metió primero la pija de goma, puso la mano para que no se saliera, se acomodó a mi altura y en un acto rápido sacó la mano y metió su pija también en el mismo lugar. Me apretó contra él agarrandome de las costillas. Era una sensación rara y no entendía que pasaba. Mi estado me había hecho olvidar que ya tenía un dildo metido. No suele ser así, pensé. Empezó a embestir lento, tiraba y entonces me avivé.

Tenía dos pijas adentro y no me había dado cuenta... Sonreí con cara de no-te-la-puedo-creer.  Seguía cuidandose en las embestidas para que la pija de goma no se saliera. Ya, mucho más lubricada tenía que bajar el torso del placer que me provocaba la presión que me hacían las dos pijas en el mismo lugar. Me tuve que agarrar de los barrales de la escalera para mantenerme. Me empezó a embestir con fuerza y más rápido. Era cantada que no ibamos a durar mucho así. Él estaba cebadísimo con que yo tuviera dos pijas adentro y bueno, yo claramente también. Empezaba a sentir el cosquilleo previo al orgasmo y ahí es cuando tuve un especie de black out. Sus gemidos me hicieron volver y ya lo tenía recostado sobre mi espalda. Estaba apunto de acabarme, me dejó de coger fuerte y sentí el final. Eran gemidos largos, casi agónicos, retumbando en mis oidos para luego sentir el peso muerto sobre mi.

Salió y desplomandome ahí mismo sin poder de reacción, me sacó la otra pija que quedaba, la de goma.

6 comentarios:

Setzel dijo...

Ahora tengo un bastón.

No cualquiera la relata así nena, abrazo de gol

the butcher dijo...

tranquipiola

Luc dijo...

Me gusta que estés extendiendo los límites propios conocidos.

Fragile dijo...

Me suenan conocidas las frases del fan. Se parecen un poco a las historia de otro bloggero.

Cat dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Cat dijo...

Fragile, si algo he aprendido con el correr de los años es que todos cogimos con todos.