pero lo hacemos igual

28 junio, 2015

#Selfienation

Agarro el celular, no estaba bloqueado. Veo que se abrió el carrete de fotos. Me río por la primera foto, la señora que tengo al lado me mira, le devuelvo la mirada con una sonrisa, continúo.

La primera foto -o en realidad la última foto por orden de llegada- es una pija parada que me mandó pibe3 ayer a la noche. No sé que tanto banco las fotos de pijas en general pero esta lo ameritaba, ya nos conocemos y hay confianza, ponele que vale. 
Swipe.

Paso rápido para que mi acompañante de asiento no vea. Nueva foto, vieja yo. Foto del archivo de pibe3 también que también me mandó ayer. Se ve media Cat, boca arriba tirada en una cama ajena, con una mordaza y atada de manos. Tengo la cara roja, seguramente me había ahorcado rato largo. Mi expresión corporal es de agotamiento pero también con actitud de "estoy toda cogida". Me reencuentro un arito que tenía en el 2013 en el labio, pienso que extraño ese arito. 
Swipe. 

La tercera también es de la serie de ayer a la noche, estoy chupando la misma pija de la primera foto, tengo papada por estar felando a alguien acostado y no me gusta (por la papada obvio). Paso rápido a la que sigue. 
Swipe. 

Aparece una selfie con "cara triste" de pibe1, tiene unos faroles que me derriten y le acepto todas las selfies, porque son boludas. Banco las selfies de boludeo a full. Qué lindo que es, sonrío.
Swipe.

Le sigue una selfie mía acostada en la cama con remera y bombacha blanca, gusto de aparentar una cierta innocencia. A los pibes bien que le gusta y a los no tan bien también. Analizo, me doy en esa foto. El destinatario fue el pibe1. 
Swipe.

Vienen 2 selfies más de pibe1, estas las paso rápido. 
Swipe. 
Swipe. 

Unas fotos de W, la mina que pibe2, o mejor dicho señor2, me mandó para ver si andaba ok para el trio. Es rubia y mira con cara de loca, no le di el visto bueno. Todavía no me decido.
Swipe. 
Swipe. 
Swipe. 

Un screendhot de un wa con pibe1 donde dice que no puedo chupar mejor la pija. Me acuerdo que se la mandé a mi mejor amiga y también mostré a mi psicóloga.
Swipe. 

Otra selfie mía en el ascensor del laburo, destinatario desconocido.
Swipe.

Una selfie de mis tetas en ambiente baño, el piercing brilla, creo recordar que me saqué esa foto porque me vi lindas las tetas en ese momento. 
Swipe.

Otra pija parada que se asoma por el easy access del calzoncillo rallado del señor2, en serio chicos no necesito verles las pijas, más si ya cogimos. 
Swipe.

Llego a una serie de selfies con mis sobrinos. 

Swipe. Swipe.

Swipe.

Me doy cuenta que son muchas y dejo de mirar. Salgo de la aplicación. Me quedo pensando y me pongo a escribir esto. 


Hola a todos!

4 comentarios:

Manuel Lunari dijo...

que lindo volver a leer por aquí!
a veces pienso la selfie como el nuevo retrato 2.0, con esa rara necesidad que tenemos de reconocernos en la imagen

Cat dijo...

Holu! Qué lindo leerlos a uds tmb!

Siempre pensé que toda selfie es un poco la adaptación 2.0 del estadio del espejo del que habla Lacan que dice (copio y pego de la internet) "el estadio del espejo describe la formación del *Yo* a través del proceso de identificación: el Yo es el resultado de la identificación con la propia imagen especular que se forms por el reflejo del propio cuerpo en el espejo, y la imagen de uno mismo que es simultáneamente uno mismo y otro". Nunca pude separar ese concepto de la selfie.

Auspicia esta respuesta mi madre y su amplia sabiduria compartida de psicología.

Mauro dijo...

me gustaron las historias, igual bien que podrías haber acompañado ésta con algunas de tus selfies!

Manuel Lunari dijo...

Lei "imagen espectacular" por error y pensé dos cosas:
1) los celulares con buenas cámaras delanteras ayudaron mucho a que la calidad de las selfies supere la de una webcam
2) ¿toda imagen plantea "espectáculo" para el consumo en el sentido de Debord?
P.D. aguante la sabiduría compartida