pero lo hacemos igual

21 abril, 2016

El momento clave

¿Vieron ese momento clave en el que te das cuenta que en realidad el pibe no es para vos? Estuviste semanas haciéndote la linda, de manera disimulada claro, encantándolo de a poquito, haciendo el hilado fino con el flaco. No le ponías extra onda pero tanteabas. Clavaste esas dorky moves a propósito para no pensara que era una movida para levantártelo. Solo le hallanás el terreno para que entre solo, como un corderito en el matadero. En esto, hay que reconocer, somos amas y soberanas de la situación. No hay riesgo.

De a poco las movidas se cuelan entre lo cotidiano, ya lo hacés por default hasta que te das cuenta, porque obvio esto nunca falla, que se enganchó cuando vos ya habías dejado de jugar. Analizás la situación, te fijás donde estás parada ahora. Porque algo te había hecho parar pero no te podes acordar bien por qué. Haces una última jugada a ver qué pasa ahora que picó. Él hace algo, justito lo agarrás en el aire y te das cuenta que no, que el pibe definitivamente no es para vos. Lo presentís. Es por eso que antes te había hecho parar, no fue algo específico pero lo sentiste. El sexto sentido que tenemos, you know.

Retirada! Dice la generala que comanda tus ganas de coger. Entonces bajás la persiana y un poco lo dejás de garpe porque hay que comunicar el cambio de jugada.  Depende que tan bien te caiga lo hacés con mayor o menor gracia. Kill them with kindness en lo posible.

El no entiente o si... Nunca lo sabés a ciencia cierta porque todos nos hacemos los boludos. Vos por la culpa, el por la vergüenza, el enojo, el odio, lo que sea. La culpa te viene porque lo buscaste pero sabés que está bien lo que estás haciendo porque el pibe al final no te gusta. No estás obligada a nada, claro. Entonces la tranquilidad mental vuelve. Y fin. Pero puede fallar, el pibe puede pensar que lo que estas haciendo esta re mal, que vos querías y esto es tu culpa, que te lo buscaste y ahí te puede pasar cualquier cosa. Literal.

0 comentarios: