pero lo hacemos igual

10 abril, 2016

SOBRE LA CULPA †

Mi medio hermana (1972) a sus 13 años se hacía la paja todas las noches antes de irse a dormir. Después de hacerse su paja diaria le pedía perdón a Dios y prometía no tocarse más. Nunca cumplía porque al día siguiente caía en la misma y se repetía la secuencia.

En esa época ni si quiera existía youporn ni brazzers así que era todo imaginación suya. Ya de grande mi hermana sigue igual pajera e igual de "chica católica", al nivel de que para ella soy *medio* puta pero no me puede importar menos. 

Es de otra generación, tiene otras costumbres y agradezcamos que no compartimos eso con ella. Cuento esta anécdota porque creo que es importante entender sobre qué pedimos perdón. Cuidado por lo que se disculpan. Y por sobre todo nunca se sientan mal por lo que realmente tengan ganas de hacer, nunca.  

1 comentarios:

Azul es lejos dijo...

No es muy diferente de lo que planteaste sobre vos misma en el post anterior, esas dudas de coger o no coger que te agarran cada cuatro meses en el período místico de meditación y yoga (?
Lo que quiero decir es que te contestaste a vos misma. No tenés que pedirle disculpas ni darle explicaciones a nadie. Si tenés ganas, cogé, y si no, no lo hagas...